Salta y la aberración de los ddhh

condena a muerte horca
Los ancianos ex Policías Miguel Raúl Gentil (87 años) y Joaquín Guil (80 años) fueron condenados a penas de entre siete y ocho años de prisión por la supuesta detención y tortura en la persona del cooperativista Marcial Uro, en el marco del décimo simulacro de juicio de lesa escenificado en Salta.

Los verdugos

tribunal salta 2017
El tribunal oral federal 2 de Salta -brazo ejecutor de la venganza montonera- integrado por Abel Fleming (presidente), Gabriela Catalano y Domingo Batule, hizo suyas las penas que habían solicitado los fiscales Carlos Amad, Francisco Snopek y Juan Manuel Sivila: ocho años de prisión para Gentil y siete para Guil.

fiscales salta
Este juicio que condenó sin testigos válidos y sin pruebas reales a dos ancianos ex Policías a terminar su vida en prisión, comenzó el 29 de mayo de este año y tras cuatro audiencias, llegó a su fin.

Gentil se desempeñó como Jefe de la Policía de Salta al momento de los inexistentes hechos por los que fueron acusados y Guil, por aquellos años era Director de Seguridad de esa Fuerza. Por esa sencilla razón la justicia prevaricadora decidió condenarlos.

En esta misma causa, sometieron hasta su fallecimiento a Ernesto Federico Livy, quien en la “época investigada” era Delegado de la Policía Federal en Salta. En otras palabras, si Livy estuviera vivo, también habría sido condenado junto con Guil y Gentil.

Según el relato de los dueños del monopolio de los derechos humanos, se consideró acreditado que los acusados, ahora condenados, secuestraron a Uro en su domicilio del barrio Finca Independencia (no hay testigos de su detención) y lo trasladaron a la Jefatura de Policía (no hay testigos del supuesto paso de Uro por ese lugar) donde lo torturaron durante varios días (no hay testigos ni pruebas de esto) y luego la supuesta víctima fue confinada a la casa del comisario Livy hasta su liberación, dos semanas después.

Anuncios

Un comentario en “Salta y la aberración de los ddhh

  1. Bueno, una vez más se prueba que los muchachos “democráticos” hacen razzias en los geriátricos.
    Yo alguna vez les creí el cuento (cualquiera que tenga menos de 55 años no sabe nada, a estas alturas), pero ya no les creo más.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s