Huelga de hambre exigiendo la libertad de presos políticos

 

Aníbal  Guevara, condenado a prisión perpetua en 2010 por la desaparición de cuatro personas en los años ’70, junto a otros Militares, Policías y un abogado, inició una huelga de hambre desde su lugar de detención en Marcos Paz por considerarse un preso político.

En un escrito en el que anunció su determinación, señaló que ya “en julio de 2013, junto a varios camaradas, expusimos por escrito al entonces Jefe del Ejército y en setiembre de 2013 a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, planteando lo injusto de la situación”.

La decisión de ir a una huelga de hambre por tiempo indeterminado se basa en que no ha obtenido ninguna respuesta a sus reclamos.

“Cuando nos formábamos y preparábamos para ser oficiales, asumimos la obligación de concepto y conciencia sobre la prioridad de atender todo lo referente al personal subalterno”, escribió Guevara. Por ello, pidió que “se adopten las medidas necesarias que terminen con las ilegales prisiones y desliguen, inmediatamente, de las falsas e infundadas acusaciones e imputaciones que les realizan al personal de suboficiales y agentes civiles (más de 75 del Ejército Argentino y 250 del resto de las Fuerzas Armadas, de seguridad, policiales y penitenciarias) que solo se limitaron a dar estricto cumplimiento a las órdenes recibidas durante el desarrollo de operaciones militares contra la subversión, llevadas a cabo durante el transcurso de los hechos de los ‘ 70. Desconociendo e ignorando, además, sobre ‘niveles de responsabilidad en la persecución penal’. Reintegrándoles inmediatamente la libertad que no debieron haber perdido nunca”, según reza el escrito.

Guevara, agrega que “pretendo y busco, exclusivamente, conseguir se comprenda y revierta la injusta situación que viene viviendo desde hace tiempo, el personal mencionado”.

El año pasado, el hijo y homónimo de Aníbal Guevara reclamó para su padre que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos actúe con mi padre igual que con Milagro Sala”.  “La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) actuó con celeridad en el caso de Milagro Sala, pero mi padre está con prisión preventiva desde hace diez años y todavía no pudo analizar el caso”, dijo Guevara.

Para bregar por este tema, integra “Puentes para la Legalidad”, una asociación de hijos y nietos de presos por causas políticas que, explicó Guevara hijo, “nos juntamos ya hace muchos años, cuando empezamos a notar que en los procesos en los sometían a nuestros padres y abuelos había muchas irregularidades en el proceso penal y violaciones a los derechos humanos”.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s