Chaco: Musa Azar y Garbi en el nuevo juicio “de lesa”

juez-montonero
El día jueves pasado se realizó la onceava fecha del juicio “de lesa” por supuestos  hechos que habrían ocurrido en la ex Brigada de Investigaciones durante el último gobierno cívico-militar.

Luego de salvar dificultades originadas en el sistema de videoconferencia que comunica la sede del tribunal oral federal de Resistencia con Buenos Aires y Santiago del Estero, donde cumplen condenas anteriores cuatro presos políticos acusados en este juicio, la causa avanzó con la lectura de los extractos más importantes del requerimiento fiscal por los nuevos hechos e imputados incorporados al proceso.

Se trata de los  ex Comisarios Antonio Musa Azar Curi y Miguel Garbi, de la Policía de Santiago del Estero, por la detención y supuestos apremios ilegales que habrían  sido efectuados en la una mujer detenida  junto a su hijo de ocho meses de edad hace 40 años atrás (1976), presunto hecho por el que también figuran como imputados varios de los presos políticos desde el inicio en la causa.

El hipotético hecho en cuestión ya ha sido dado por cierto por la banda pro-terrorista que administra la justicia  y por ello, ya es imaginable la condena que ejecutarán sobre los cautivos.

Con los dichos de los testigos que han adoctrinado para este caso, se probará la crueldad extrema con la que los represores de la patota de la Brigada se ensañaron, y en que participaron tanto policías de Brigada como jefes militares de la represión.

Asimismo, desde la fiscalía se presentó el pedido formal de incorporar a los ex funcionarios judiciales y al ex Guardiacárcel Casco al presente proceso por conexidad procesal con los hechos que se investigan. Se trata del ex Juez Federal Luis Ángel Córdoba y el ex Fiscal Domingo Mazzoni, señalados por los defensores de los terroristas como la “pata judicial” del “terrorismo de Estado”, a quienes se acusa por incumplimiento de deberes de funcionario público y por haberle dado la cobertura legal a los supuestos apremios ilegales y las detenciones que habrían tenido lugar en la Brigada y son materia de la causa.

Este proceso pasó a cuarto intermedio hasta el 11 de noviembre y ya han dado a conocer el nuevo cronograma sobre cómo continuará esta parodia de juicio en lo que resta de este año y comienzos de 2017; los días 1 , 16 y 22 de diciembre, y el 3, 9 y 10 de febrero.

Requerimiento

Luego de dar el ingreso a los legajos de Musa Azar y Garbi y sus respectivos incidentes de prisión domiciliaria, por secretaría se leyeron los extractos más importantes del requerimiento fiscal con los hechos y la calificación legal y fueron dados por incorporados el contexto histórico.

nora-gimenez

Según consta en la acusación fiscal, Nora Giménez de Valladares fue detenida el 29 de abril de 1976  junto a su hijo de ocho meses por un grupo de uniformados integrado por el imputado en el presente proceso Gabino Manader y otros.

Según los testimonios, fue llevada al centro de detención que funcionaba en la Brigada de Investigaciones junto con su hijo y sometida a apremios ilegales por Wenceslao Ceniquel, Carlos Thomas , Ramón Meza Manader, Enzo Breard y Héctor Marín. Unos días después, su hijo fue entregado a su suegra y ella continuó detenida, siendo trasladada posteriormente a un galpón en Barranqueras. Allí Giménez sostiene que el médico Grillo (ya fallecido en cautiverio) le inyectó pentotal, lo que ella declara que le provocó una parálisis de 40 días en la pierna derecha. En junio afirma que fue trasladada a Santiago del Estero donde fue recibida por Musa Azar y Garbi sosteniendo que allí fue sometida a apremios ilegales durante 3 días.

Para el ministerio público fiscal “el delito de violación debe inscribirse en un cuadro de tormentos, apremios y vejámenes, integra claramente la categoría de delito de lesa humanidad”.
También establecen que “el mentado plan clandestino de represión comprendió una masiva y sistemática violación de los derechos humanos que abarcó la más amplia gama de vejaciones, torturas, tormentos”. “En este contexto, era frecuente que las personas, ilegalmente detenidas en los centros clandestinos de detención como es el caso de la Brigada de Investigaciones del Chaco, fuesen sometidas sexualmente por sus captores o guardianes”.

Posteriormente, el presidente Belforte manifestó al grupo de presos políticos el derecho que les asiste de prestar declaración indagatoria. El único que aceptó fue Gabino Manader, (ya condenado a 25 años de prisión en la Causa Caballero I), quien solamente dijo “Voy a decir todo lo que tengo que decir, voy a hablar más de lo que tengo que hablar, pero en la próxima audiencia”.

Luego pidió que se le permita en la oportunidad contar con la numeración de determinadas fojas del expediente y prometió presentar una carpeta con pruebas. No es la primera vez que lo hace, ya en el anterior proceso en 2010 también exhibió fojas de expedientes y demás documentaciones con las que probó su inocencia en los 25 hechos de torturas que le endilgaban y que obviamente fueron ignorados por el tribunal, siendo finalmente  condenado el 13 de diciembre de 2010, en la primera condena al genocidio en el Chaco.

Algo más sobre este “caso”

Nora Giménez de Valladares nació en Santiago del Estero y posteriormente tuvo que mudarse a Chaco, cuando comenzó a implementarse la orden del gobierno democrático de desarticular los movimientos terroristas.  Tenía 18 años cuando fue detenida por su militancia en la Unión de Estudiantes Secundarios (rama juvenil de Montoneros) y también estaba vinculada con la Juventud Peronista. En ese momento ya tenía un hijo de 8 meses que después de su detención y posterior a su firma frente a una jueza, fue entregado a su suegra para su crianza.
Nora Giménez fue condenada a 25 años de prisión por subversión y asociación ilícita en un Consejo de Guerra. Recuperando la libertad el 28 de diciembre de 1983 tras el regreso de la democracia, luego de anularse las resoluciones militares por lo que muchos terroristas fueron liberados y hoy están entre nosotros regodeándose con su venganza.
Hoy Giménez reside en Salta, devenida kirchnerista, fue diputada y ministra de Trabajo. Ocupó el cargo de titular del Renatea, siendo desvinculada en el mes de Agosto de este año mediante un acto de cambio de autoridades.

¿Quien era su esposo?

valladares

 

 

 

 

 

 

VALLADARES, Carlos Augusto (MONTONEROS)
Nombres de guerra: “Juan”, “Oveja”, “Pedro”

Valladares nació en San Miguel de Tucumán el 22 de junio de 1947. Comenzó militando en el Movimiento Socialista de Base en esa provincia y posteriormente se casó con Nora del Valle Giménez, quien ya con 18 años tenía un hijo de él, de nombre Héctor. Ya en la Universidad, “El Oveja” Valladares, comenzó a militar en el Centro de Estudiantes. Faltándole sólo seis materias para recibirse de abogado, se dedicó de lleno a la militancia en los ingenios azucareros. Lo nombraron delegado de la Regional Noroeste de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP). En un estadio de Tucumán dijo durante un mitin: “Nosotros compañeros, no necesitamos cinco, diez o quince activistas más en cada fábrica. Lo que la JTP necesita, porque es el pueblo trabajador, es toda la fábrica, es el control político de nuestros ingenios, de nuestras fábricas y de todo lugar donde un hombre pone el lomo para que se enriquezca un patrón”. En diciembre de 1974, durante el gobierno democrático de Isabel Martínez de Perón, fue detenido y alojado en la cárcel de Devoto hasta el 30 de octubre de 1975, cuando le ofrecieron la opción para irse al exterior. Regresó a la Argentina para sumarse a la lucha contra el gobierno cívico-militar. Pasó luego a ser miembro del Consejo Nacional Montonero, siendo Secretario de Relaciones Internacionales para el Departamento América Latina.
Carlos Valladares murió después de ser detenido en el aeropuerto de Carrasco (Uruguay) el 18 de diciembre de 1977 cuando venía de Brasil. Fue llevado a la oficina de Migraciones  que estaba situada en el primer piso del edificio y cuando descubrieron su verdadera identidad, se arrojó por la ventana y una vez en el suelo, se incorporó y comenzó a correr gritando: “¡Un Montonero no se entrega ni se rinde, carajo. Muere peleando!”. Tres uniformados lo rodearon para apresarlo y reducirlo,  haciendo entonces un despliegue de sus conocimientos de judo y karate, hasta que en un descuido de sus captores, ingirió una pastilla de cianuro llegando muerto al Hospital Militar de Montevideo.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s