Neuquén: Una perpetua, 4 absoluciones y penas de 3 a 10 años

justicia
Una condena a prisión perpetua, penas de entre 3 y 10 años a 14 presos políticos y cuatro absoluciones desataron la ira de la horda pro terrorista luego de la lectura del veredicto del cuarto juicio que han llamado Escuelita IV contra 20 acusados por la justicia que hoy se implementa en nuestro país.

Ante una sala colmada de público que, cual circo romano venía a presenciar el espectáculo, y con un fuerte operativo de seguridad y la presencia de un solo prisionero político, durante más de veinte minutos el presidente del tribunal oral federal 1 de Neuquén, Alejandro Silva, leyó el fallo.

El tribunal condenó a prisión perpetua a Oscar Lorenzo Reinhold, ex Jefe de Inteligencia del Comando de la Sexta Brigada de Montaña de Neuquén. En tanto, Jorge Di Pasquale, Jorge Molina Ezcurra y Sergio San Martín, ex Oficiales de Inteligencia del Ejército, recibieron la pena de 10 años.

También condenó al ex  Agente Civil de Inteligencia Raúl Guglielminetti y al ex Jefe de Policía de Neuquén Osvaldo Laurella Crippa a 8 años, y a 6 al ex Comisario de Cipolletti Antonio Camarelli y al Militar Gustavo Viton.

El ex Jefe Militar Rubén Castelli recibió una condena de 5 años, al igual que el Médico Militar Hilarión de la Pas Soza y el Agente de Inteligencia de la Policía de Río Negro Miguel Quiñones.

A 4 años fueron condenados el ex Segundo Jefe de la Delegación Neuquén de la Policía Federal Jorge Alberto Soza y el ex Policía de Río Negro Saturnino Martínez; a 3 años en suspenso al ex Policía de Neuquén José Rozar y al Policía Federal Miguel Cancrini.

En tanto, fueron absueltos, los ex Policías de Río Negro Gerónimo Huircain y Julio Villalobos, el Militar Enrique Sides, y el Agente de la Policía de Neuquén Gustavo Sommer.

Finalmente, Luis Farías Barrera, ex Jefe de Personal del Comando de Sexta Brigada, y el ex Gendarme Ramón Saboredo, imputado por la desaparición de Felipe Lara en diciembre de 1976 en Chos Malal, fueron apartados del proceso por problemas de salud.

Además, los jueces absolvieron a la mayoría de los prisioneros políticos por el delito de tormentos agravados por ser la víctima perseguido político, resolución que también fue cuestionada por las querellas.

La ausencia de determinación por parte del tribunal sobre si las condenas serán con prisión efectiva o domiciliaria fue uno de los motivos para el enardecimiento de las querellas.

Noemí Labrune, integrante de la asamblea por los derechos humanos amenazó: “Las penas nos han parecido exiguas, ridículas, insultantes. Nos pondremos a trabajar para apelar en Casación”.

Por su parte, Inés Ragni, madre de Plaza de Mayo filial Neuquén y Alto Valle sentenció: “Este tribunal les dio una miseria de años a los asesinos de nuestros hijos. Seguiremos en la calle para tener justicia”.

Marcos Seminario, hermano del desaparecido Javier Seminario, también mostró su indignación: “Fue la peor sentencia. Esto demuestra que todavía estos genocidas siguen beneficiados con la impunidad”.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s