Con ellos

b_arg
Por José Luis Milia 

Estoy con ellos porque los llevo en lo más profundo de mi alma. Ellos con sus actitudes, en el momento en que los que hacen del rencor una política de estado decidieron que era acción ejemplar perseguirlos, fortalecieron en mí esos principios sencillos pero profundos que se maman en la adolescencia. Fundamentalmente la lealtad.
Estoy con ellos porque los considero mis hermanos, sin osar creerme que soy como ellos. En todos estos años de acoso y maltrato no han conseguido los sicarios que los atormentan que ni uno solo de ellos venda a un camarada a cambio de libertad o comodidades. Imposible. La formación que han recibido, esa formación que hoy a toda costa intentan cambiar, creó hombres de una pieza. Además, ¿Cómo iban a hacerlo si seguramente se ahogaron en asco al ser testigos de cómo sus enemigos se vendían entre ellos?
Tenían entre veintitrés y cuarenta y cinco años cuando fueron a luchar una guerra que seguramente ni querían ni estaban preparados para pelearla de esa manera porque eran concientes que no solo se iban a jugar la vida -lo cual era una contingencia de su profesión- sino también el alma. Pero la Patria lo demandó y allá fueron.
Pocos eran jefes. Los más, oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Sabían seguramente que la ingratitud sería el premio que tendrían, pero ese amor de locos por esta Tierra no les permitió medir los riesgos que cualquiera con menos hombría que ellos hubieran evitado.
Jamás presumieron de nada. Callada y silenciosamente cumplieron con su deber. Ese que la Patria exigía y nosotros, el resto, desde nuestra comodidad demandábamos. Terminada la guerra, con sus convicciones incólumes, volvieron a sus cuarteles, sus naves, sus bases, sus escuadrones, sus comisarías, con el alma en cicatriz y arrastrando mochilas cargadas de dolores que nunca conoceremos porque como hombres que son los han guardado en lo más profundo de su corazón.
Estoy con ellos porque cada vez que los visito soy testigo de que la venganza va más allá de ellos. Si es posible darle más incomodidad a sus familias y amigos siempre habrá alguien -juez, fiscal o alcahuete raso- que dé la orden pertinente.
Jamás levantaron la voz cuando el rencor los atacó, jamás le echaron en cara a nadie la ingratitud que hacia ellos hemos mostrado, pero jamás agacharon la cabeza cuando los que se olvidaron de ellos se unieron al coro infame de políticos, periodistas y hombres comunes que los injurian diariamente tratando de hacerse “perdonar” las alabanzas que en su momento les prodigaron. Y lo que es peor para los que los acosan, ninguno de ellos escapó, ninguno de ellos fue a tomarse cómodas vacaciones a España, México o Suecia.
Ellos son los presos políticos de este gobierno. Gobierno que debe hacer buena letra no vaya a ser que alguien con un trapo blanco en la cabeza les recuerde que en plena guerra, cuando moría gente que alguna vez fue “cumpa” de ellos, los que hoy mandan, nunca defendieron a un perseguido, nunca presentaron un habeas corpus y nunca, hasta no hace mucho, jamás abrazaron a la madre de un muerto porque estaban ocupados haciendo fortunas con negocios inmobiliarios.
Ellos son los presos políticos que llenan los penales comunes. Si los que les debemos la libertad, tuviéramos el mismo grado de decencia que ellos tienen de integridad aceptaríamos que ellos están presos por todos nosotros. Si tuviéramos solo una migaja del coraje de ellos, estaríamos gritando por su libertad.
¡Estoy con ellos!

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s