Justicia KK en Paraná: Guerrieri y Pagano siguen presos


La cámara federal de Paraná rechazó el incidente de excarcelación del Coronel Pascual Oscar Guerrieri y el Agente Civil Walter Pagano y el viernes 5 de marzo, a las 12, dará a conocer su resolución sobre las apelaciones de los mismos a los autos de procesamiento.

Se trata de dos de los prisioneros políticos con prisión preventiva, de la causa conocida como “hospital Militar”, por la cual se investiga la supuesta sustracción de bebés en la capital entrerriana durante el último gobierno militar.

El tribunal, integrado por Daniel Alonso, Aníbal Ríos y Gustavo Ibáñez, resolvió sobre las excarcelaciones en la mañana de este viernes, mientras que por la tarde presidió la audiencia en que las partes expresaron sus argumentos sobre la situación procesal de los acusados.

Al debate sólo asistió el defensor oficial de Guerrieri y Amelong, Juan Carlos Ferrari, pero no lo hicieron los abogados del resto de los imputados: Jorge Alberto Fariña, Marino Héctor González, Juan Antonio Zaccaría y Juan Daniel Amelong. Los tres primeros desistieron de sus recursos, mientras que Amelong no recibió la notificación por un error, según informaron fuentes tribunalicias.

Ferrari solicitó que se dicte la falta de mérito de sus defendidos, mientras que la querella y el fiscal Ricardo Álvarez pidieron que se mantengan los procesamientos con prisión preventiva.

En la causa dan por acreditado que Pagano –agente civil del destacamento de Inteligencia de Rosario– participó de la sustracción de los menores dejando a uno de ellos en la puerta de un orfanato rosarino.

Argumentos

Al tomar la palabra, lo primero que hizo el defensor Ferrari fue manifestar su decepción porque durante la mañana se habían denegado las excarcelaciones. Luego puso en duda la declaración del testigo Eduardo Rodolfo Costanzo, quien está procesado por la causa Guerrieri de Rosario y cuyo relato es clave para la investigación de la sustracción de los hijos mellizos de la desaparecida Raquel Negro, nacidos en el hospital Militar de Paraná luego de que se madre fuera trasladada detenida desde Rosario.

“Costanzo se convierte en el factor principal de la imputación de mis defendidos”, dijo Ferrari, para luego cuestionar que se haya seguido la pista de quien “acá es testigo y en la causa principal (por la de Rosario) es procesado” y, asimismo, “habría obtenido remuneración de periodistas para hacer determinadas declaraciones”. Según dijo, “Costanzo habla de los demás para salvar su situación” y sembró dudas sobre la versión de que Sabrina había sido dejada en la puerta de un convento de Rosario por parte de Pagano y Amelong.

Además buscó desligar de responsabilidad a Guerrieri y Pagano diciendo que el poder de decisión era del jefe del segundo cuerpo del Ejército, Leopoldo Fortunato Galtieri, y que sus representados “no tuvieron que ver con el plan concertado” para el robo de los bebés de Raquel Negro.

Incluso, en lo que fue tomado como una actitud cínica por parte de los presentes en la audiencia, remarcó que “los detenidos no tuvieron una conducta delictiva, acompañaron la vida de los menores, los asistieron de la mejor manera posible y parecen haberse comportado como cualquiera lo habría hecho”.

El fiscal Álvarez, por su parte, remarcó que el hecho investigado es “un episodio que es parte de un plan que incluía, no sólo la detención y desaparición de Raquel Negro, sino también la ocultación y retención de sus hijos”.

Según el fiscal, los implicados cumplieron su juego en ese plan: “Pagano como integrante de  la patota o agente de la calle que tenía asignada una tarea de choque, y Guerrieri con  ascendencia funcional sobre el destacamento de Inteligencia de Rosario, del cual era el segundo jefe. Nada de lo que pasaba allí le resultaba indiferente y mucho menos desconocido”.

Gamal Taleb, quien fue la voz de la querella en la audiencia, adhirió en parte a la exposición del fiscal. Resaltó que el relato de Costanzo fue corroborado por otros elementos de prueba, como numerosos testimonios de gente que trabajaba en el hospital Militar, e incluso su versión del convento sirvió para llegar al paradero de Sabrina.

Finalmente mencionó que “Guerrieri retransmitía las órdenes de Galtieri, por lo cual ejerció la autoría mediata de los delitos, mientras que Pagano fue autor de propia mano al participar de la entrega de uno de los bebés”.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s