Carta de la hija del Cnel Luis Gustavo Diedrichs

Publicamos la carta de la hija del Cnel Luis Gustavo Diedrichs desde hace cuatro días alojado en la cárcel de Cacheuta (Mendoza) después de haber estado detenido cuatro años y medio alojado en la BAL Mza

Existen tiempos donde es más importante hacer que hablar de hacer. No preocuparse por modificar algo, simplemente hacerlo. Tanta gente que todos los días se queja de lo mal que está todo en este pobre país, sin darse cuenta que contribuyen y contribuyeron a que esté así.

Por no hacer nada; por quedarse sentados, quejándose, simplemente. Y ahora, probablemente, se lamentarán: “¿tu padre está en la cárcel??? Qué terrible!! ¡Que mal que está todo! ¡Esto es inconcebible!”.
Cuántas cosas más dirán para tapar la culpa. La culpa de no haber ido a verlo. La culpa de no hacer nada. Ni siquiera ir a una conferencia, para que no los vean.
Eso, en el caso en que aún tengan conciencia. Quejarse y decirle a mi madre cuánto lo sienten. Le dicen y le dirán incluso a ella lo terrible que está todo, como queriendo demostrarle su empatía. “yo entiendo…”. Mentira. No entienden nada. Su egoísmo hace que no vean más allá.

¿Exactamente a qué le tienen miedo? eso me pregunté durante cuatro años y medio. Durante ese tiempo muchos de ustedes podrían haber ido a verlo. Hubieran podido. Pero no lo hicieron. Y ahora está en la cárcel. Demasiado tarde. No se lamenten, entonces, de no haber aprovechado el tiempo. Porque no pueden volver el tiempo atrás.

No entiendo esa actitud, en gran parte porque mi padre, estando libre y sabiendo lo que le pasaría, ayudaba a todos aquellos que ya habían caído. Como fuera. Les conseguía ayuda espiritual, los visitaba, les ponía seguridad a sus mujeres durante los escraches…lo que fuera. Hacía algo. Se quejaba, sí. Pero HACÍA. ¿Cuántos de ustedes, señores, pueden decir que han hecho algo?
¿Y dentro de diez, veinte o treinta años más ustedes qué harán?
Quejarse probablemente, de lo mal que está el país. ¿Cual será su culpa? ¿Que le enseñan ustedes a sus hijos, a sus nietos? A quejarse. A no hacer nada. A ” no comprometerse”. Grandes valores para grandes personas, personas que en unos años serán las que manejen el país. Las que lo habiten, o las que decidan irse.

Entonces, si tienen conciencia y si todavía saben cómo, recen. No sólo por mi padre, que claramente lo necesita. Todas las oraciones valen.
Hagan aunque sea eso. Nadie se entera y no los compromete. Así que no se preocupen, no les va a pasar nada.

Pero recen, sobre todo, por sus hijos y por el país que les dejan.
Porque no se engañen…este país está así también por ustedes.
Si se sienten afectados por estas palabras, entonces probablemente sean para ustedes.

Sé que voy a recibir críticas por esto, no sólo por las palabras que les dirijo, sino probablemente por el estilo de escritura, o alguna estupidez de ese nivel.

Lamento profundamente que no sean capaces de entender. Y sobre todo, que no sean capaces.

Finalmente, a aquellos que durante estos años dejaron de hacer sus cosas, aquellos que hicieron lo posible y en muchos casos lo imposible para estar al lado de mi padre, aunque sea una sola vez, les agradezco infinitamente. Gente como ustedes hacen que todavía existan esperanzas. ¡Gracias!

María de las Mercedes Diedrichs

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s