Aniversario

En la Argentina, Pilato ha tenido más descendientes que una coneja puta. Pónganle el nombre que quieran a esa legión: almirantes, generales, brigadieres, obispos, comisarios, civiles olvidadizos y, principalmente, jueces.

Por José Luis Milia

No me interesa definir un aniversario porque son todos los días del año. Quizás, en esa pasión que sentimos por las fechas podríamos elegir como liminar el día en que empezó la persecución al Padre von Wernich porque tiene el aderezo de la cobardía de aquellas “jerarquías” que prefirieron lavarse las manos a salir a defenderlo, o que, discípulos redivivos de Anás y Caifas lo acusaron veladamente sin tener el coraje suicida de decir “que la sangre de este hombre caiga sobre nosotros”. También podríamos elegir el día en que al Coronel Horacio Losito lo trajeron de Italia, con el despreciable pretexto que había estaqueado a un soldado en Malvinas, porque también en este caso su jefe prefirió mirar al costado frente a la absurda mentira ya que se encontraba ocupado en labrar la carrera política de su hija. O, por que no, el día en que el General Menéndez le dijo, con altura y escuetamente a los Pilato jurídicos que hoy llenan los tribunales de la República, que no tenían jurisdicción pero que tampoco les daba la talla para juzgar a un General de la Nación.

No me interesa definir un aniversario porque son todos los días del año. Porque, ¿cual pondría? ¿Quizás aquel en que unos íncubos de cabezas empañoladas empezaron la cacería del Capitán Astiz porque él era el recuerdo permanente de todas las traiciones y agachadas que habían cometido?, ¿O definir el día en que bajo el subterfugio del nombre ESMA comenzó la persecución de cualquier marino que, fiel a las enseñanzas recibidas, sabía que por sobre toda consideración la Patria y su defensa es lo primero?, y así seguiría llenando páginas con nombres de perseguidos, con las fechas en que empezaron a asecharlos, contando cada uno de los minutos en que la venganza de los enanos se cebaba también en sus familias y en sus amigos.


No me interesa definir un aniversario porque son todos los días del año. Con un ominoso denominador común. En la Argentina, Pilato ha tenido más descendientes que una coneja puta. Pónganle el nombre que quieran a esa legión: almirantes, generales, brigadieres, obispos, comisarios, civiles olvidadizos y, principalmente, jueces. Todos calificados para cometer cualquier infamia con el objeto de prolongar los salarios negros que cobran, las prebendas espurias que reciben, las rentas rastreras que pueden devengar los treinta denarios cobrados por traicionar vocaciones, camaradas y amigos.

Por eso, no me interesa definir un aniversario. Son todos los días del año. Pero no dejemos pasar estos días sin recordarlos. A ellos – que llevan, por nosotros, su Cruz, que han sido, al igual que el Maestro, traicionados y negados – démosle con nuestro recuerdo, pero, sacándolo de no se donde, con ese coraje al que muchas veces nos hemos negado la posibilidad de la Resurrección.

Pascua de Resurrección de 2009
josemilia_686@hotmail.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s