Promoción 113 – Oficiales Superiores

Queridos Compañeros:

Muchos seguramente no me recuerdan, a algunos del Cuerpo Profesional no conozco, no obstante quise compartir estas líneas con todos. En primer lugar quiero rendir homenaje a todos aquellos que han permanecido en la Fuerza a lo largo de muchos de estos años, han demostrado una vocación a toda prueba y un profundo amor a la Patria. Por mi parte no tuve ese valor y por motivos poco altruistas aunque legítimos, no me alcanzaba el sueldo para mi proyecto de familia, me alejé en el año 93 luego de 20 años de haber estado en la fuerza desde que ingresé al LMGSM. Hoy he logrado abrirme paso en la vida civil, siendo mi mayor capital el estar por cumplir 24 años de casado y ser padre de 10 hijos.

Mi inquietud de escribirles es porque próximamente muchos de ustedes ascenderán a Coronel y pasar a ser OFICIALES SUPERIORES del Ejército Argentino. Seguramente también en pocos años algunos llegarán a lucir galas de General. Felicito de antemano a todos aquellos que sean investidos con estos honores que seguramente merecerán luego de tantos años de trabajo profesional.

Quiero pedirles a los futuros Oficiales Superiores que nos devuelvan a los ciudadanos Argentinos un Ejército digno, que además de estar ‘preparado, equipado e instruido’ para cumplir su misión, vuelva a tener ese espíritu de honorabilidad, camaradería, amor a Dios y a la Patria que nos inculcaron en el Colegio Militar. Pido todo esto porque estoy convencido que en los últimos años, quienes comandaron el Ejército han traicionado estos valores, se han vendido por menos de 7 monedas de plata a quienes no solo eran los enemigos de la Patria en los años 70 sino que siguen siéndolo. Han permitido que pasen al olvido sus camaradas muertos heroicamente en combate y los familiares de los mismos vilmente asesinados por Montoneros y Erpianos.

El silencio cómplice para ascender o permanecer en al cargo ha sido la constante de estos últimos tiempos, mientras camaradas apenas unos años más antiguos que nosotros y que en los 70 eran oficiales subalternos que cumplían órdenes, están presos y estigmatizados socialmente junto a sus familias, abandonados totalmente a su suerte por quienes en muchos casos solo por accidente de destino no estuvieron en sus mismas funciones.

No reivindico la ‘guerra sucia’ nada puede justificar crímenes de guerra cometidos por delincuentes disfrazados de soldado que robaron niños, violaron o mataron a sangre fría. Esa gente debió estar siempre presa. Pero paralelamente honro a todos aquellos auténticos Soldados que combatieron justamente a la subversión apátrida, a los que cumplieron legítimamente órdenes, a los que ofrendaron su vida, a los mutilados, a los que sobrevivieron y a las familias de estos que por las características de este tipo de combate se vieron involucradas en primera línea. Reivindiquemos también a quienes combatieron en Malvinas sin permitir que nuestra sociedad olvide que esas islas son nuestras, que muchos murieron por ellas y que alguna vez deberemos recuperarlas como dirían los chilenos ‘por la razón o por la fuerza’.

Nuestros enemigos de entonces, muchos de ellos en posiciones de gobierno actual, nos han dado el ejemplo de reivindicar a sus muertos, a sus combatientes terroristas y se muestran orgullosos de haberse batido. Nosotros en cambio hemos bajado la cabeza y sentimos vergüenza de haber vencido con un alto costo de sangre de militares, policías y civiles, al terror que ellos impusieron sin distinción de períodos democráticos o de facto.

Pronto les tocará a ustedes estar en los zapatos de quienes MANDAN en el Ejército. Les pido que tengan el valor de recordar públicamente y de honrar a los excombatientes de la guerra contra la subversión. Les pido que tengan el valor de restaurar los valores que son indispensables para que un soldado esté dispuesto a morir en combate; la Fe en Dios y el amor a la Patria. Que reviertan la transformación de los oficiales en simples ‘técnicos del como’ y la de todos los integrantes de la fuerza en un ‘empleado público más’.

Como ya les dije antes, yo me fui. Solo en mi carácter de un ciudadano común que ha tenido la suerte de ser formado como soldado con valores trascendentes por Oficiales y Cadetes superiores me atrevo a hacerles este pedido en la seguridad de que la Promoción113, egresada en guerra, no pasará desapercibida a los ojos de la historia.

Con afecto.

Máximo de Sautu Riestra

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s